¿Qué es Transformación Digital?

102

Tal y como confirman los datos, la transformación digital es mucho más que una renovación tecnológica, pese a que la actualización de equipos, sistemas, programas y aplicaciones sea necesaria para abrirse nuevos caminos a la eficiencia.
Para digitalizarse no basta con utilizar intensivamente canales digitales, aunque éstos nos acercan a los clientes.
Una transformación a este nivel tampoco es otra iniciativa de revisar los procesos de la organización, pese a que la autoevaluación constituya un paso necesario. Y, en contra de lo que muchos creen, sus efectos no se limitan a la modernización de la empresa, aunque sí nos ayuda a adaptarnos a los nuevos escenarios y sus exigencias.
Y es que la transformación digital es algo más. Como dice la definición del proceso que publica Forbes:

«La transformación digital es un viaje que mueve a las compañías, de un mundo definido en base a sus procesos, a un mundo definido en torno a sus datos».

La transformación digital cambia el paradigma de la compañía, poniendo en el centro a la información. Esta verdad tan importante refuerza la idea que planteábamos al inicio, acerca de la profunda relación que existe entre la transformación digital y las organizaciones orientadas a datos.
En este camino que lleva de la orientación de procesos a la orientación a datos no existen los atajos. El cambio de paradigma es la forma correcta de realizar la transformación en las organizaciones:    apuntando siempre a los datos.

Ya no puede hacerse de otra forma y, por eso debemos entender por qué la información ocupa una posición tan relevante.

¿Por qué los datos son tan importantes?

Los directivos de muchas empresas a las puertas de iniciar un proceso de transformación digital todavía se preguntan por qué los datos son tan importantes.
Es necesario reflexionar acerca de las circunstancias que los hacen tan relevantes y podríamos destacar las siguientes:

• Los datos optimizan los canales de venta.

• Los datos dirigen la innovación y los resultados.

• Los datos ayudan a ser más eficientes.

• Los datos permiten conocer, interpretar y anticipar la realidad.

De hecho, los datos son la realidad contenida en nuestros sistemas. Es difícil pensar en algo más sustancial que la propia esencia de la empresa y de todo lo que la rodea. Y estos datos, que son el corazón de cualquier iniciativa que emprendemos, en una perspectiva histórica podrían representarse así:

Captura de Pantalla 2019-07-03 a la(s) 21.12.11

Porque, si bien es cierto que los datos siempre han estado ahí, también es verdad que su papel no ha sido el mismo en todas las épocas. Su uso, la disponibilidad de la información, el tipo de usuario con acceso a los datos y el potencial de compartición de conocimiento se han ido ampliando desde hace cinco o seis décadas hasta ahora.

Esta evolución, marcada por los avances en la tecnología y por la demanda de unos usuarios de negocio cada vez más empoderados, se puede dividir en cuatro momentos, cada uno ligado a un tipo de datos. Son los siguientes:

• Datos anteriores al dato 1.0. Se trata de los datos de los años 60, 70, 80, épocas donde lo importante eran los sistemas. Grandes sistemas de cómputo, grandes sistemas de información… el foco se ponía en las grandes tecnologías.

• Dato 1.0. Llega un momento en que los datos empiezan a usarse en determinadas aplicaciones. Se trata de un uso que va madurando, impulsado por la aparición de los sistemas ERP y CRM.

• Dato 2.0. En esta fase los datos se emplean como soporte a procesos y alinean a toda la organización, permitiendo que diferentes personas, procesos y áreas compartan los mismos datos, desde distintos ángulos.

• Dato 3.0. Es la realidad que vivimos, en la que entendemos los datos como motor de la transformación digital. Las empresas son data céntricas y las preocupaciones tiene que ver con cuestiones de fondo, como la calidad de la información o el gobierno de los datos.

Fuente: Power Data | Especialistas en gestión de datos.